viernes, 31 de octubre de 2014

Rodolfo W. Moleiro


Por: Manuel Vicente Soto Arbeláez


Rodolfo Witremundo Moleiro nació en Zaraza el 07/06/1867, bautizado como Pablo Rodolfo el 20/04/1868 por el Pbro. Dr. Pedro José Miserol Pulgar, siendo sus padrinos Pedro María Chacín Arveláiz y Rita Arveláiz. Hijo único fuera de matrimonio de María Josefa Moleiro Arveláiz Chacín y de Apolinar Gil, nieto por vía materna de María de las Angustias Arveláiz Chacín -viuda de José Gregorio Chacín- y de su segundo esposo José Pío Moleiro y Lara, según matrimonio efectuado en Aragua de Barcelona el 06/01/1835, tal como lo registra el fraile agustino Manuel Acereda Lalinde en su recolección de matrimonios conocida como Consectario de Aragua de Barcelona. A falta de uno legítimo, el padre de crianza de Pablo Rodolfo fue su tío Federico Moleiro Arveláiz quien, además, levantó dos familias más en Zaraza, sin casarse. Con el tiempo el joven se quitó el Pablo y comenzó a firmar como Rodolfo Witremundo, o Rodolfo W. a secas. Algunos parientes lejanos colaterales suyos han señalado en la Red que el abuelo José Pío nunca aceptó que su hija hubiera tenido un hijo “out of wedlock” como dicen los gringos (fuera de matrimonio decimos aquí), pero que cuando conoció al nieto ya de un año de edad lo abrazó y más nunca lo apartó de su corazón. Son pamplinas, babiecadas, pues José Pío había muerto 20 años antes, exactamente el 27/04/1847, en Aragua de Barcelona, como de 50 años dice el Acta de Defunción.

Rodolfo W. hizo sus estudios en su pueblo natal, muchas veces interrumpidos por su participación ocasional en las escaramuzas armadas propias de la época, lo cual no le impidió tener una buena formación humanística retórica manifestada a través de la prensa local de su lar nativo. También incursionó en el periodismo siendo en 1888 Director-Redactor del quincenario “El Estudiante”, que alcanzó un tiraje de varios números en la imprenta “Unare”, y para no ser diferente a los jóvenes de su generación, de alguna forma incursionó en las guerras intestinas en las cuales; según Francisco Gustavo Chacín, cronista de Zaraza durante los años 1930s a los 1950s; alcanzó el grado de General en Jefe (?), siendo coordinador del estado mayor de las fuerzas anti castristas del oriente del Guárico que comandaba su paisano el general José Manuel Hernández Ron. Esto le valió varias veces ser perseguido, aunque tenía el don de la ubicuidad política pues de sus pocos escritos en la prensa se desprende que, al igual que muchas personas de su tiempo, se cambiaba de camisa política de acuerdo a como soplara el viento. Su tío abuelo Leonardo Moleiro y Lara (hijo de Joseph Moleiro y de María Manuela Lara, divorciados en 1810) y su tío Federico Moleiro fueron criadores y agricultores, dueños de las haciendas “Coporo” y “Loma Triste”, respectivamente. Allí se escondía Witremundo cuando era perseguido político, al amparo de sus parientes, algunos descendientes de don Leonardo, ya difunto. Federico Moleiro Arveláiz -muerto en 1909-, fue el primero que industrializó el papelón de caña en Zaraza, al decir del Dr. José francisco Torrealba en su libro “Algunas Familias de Zaraza”, Grafolit, 1950.

Casado con la señorita Petra Sánchez Ron, Rodolfo Witremundo procreó una larga familia siendo sus hijos: 1. Rodolfo Moleiro Sánchez, abogado y poeta de reconocida inspiración, casado en Altagracia de Orituco con Amada Pérez Wittman. 2. Federico, abogado, soltero, miembro de la Corte de Casación por varios años. 3. Moisés músico y pianista, casado con Carmen Camero Zamora, de Valle de la Pascua. 4. Carmen Alicia. 5. Estela. 6 Raúl, pintor, con varios premios en su haber y 7. Josefina Moleiro Sánchez. Fuera del matrimonio (out of wedlock), el General fue padre de dos hijos a saber: Gustavo Adolfo Rojas, comerciante en Zaraza c/c María Manuela Hernández Abello, con descendencia y de Mariana Fuentes, c/c José Gregorio Miranda, con descendencia.

Dice Francisco Gustavo Chacín -quien firmaba como F. G. Chacín- que al estallar la revolución conocida como “La Libertadora”, Rodolfo W. Moleiro se afilió a ella formando parte del estado mayor general de la misma en actividades de logística, suministros y procura, al lado de Manuel Antonio Matos y otros jefes. Al ser derrotados en La Victoria a finales de 1902 vino una época de persecuciones que le obligaron a esconderse y olvidarse de actividades políticas y militares; pero a la caída de Cipriano Castro comenzó poco a poco a mostrar simpatías por el nuevo régimen, hasta que su paisano el general David Gimón Pérez fue designado en 1912 por Juan Vicente Gómez como Presidente del Estado Guárico, llamando a su amigo Rodolfo Witremundo Moleiro para ocupar el cargo de Secretario General de Gobierno con sede en Calabozo. Así pasó de actividades militares a las civiles, ocupando diferentes cargos incluyendo el de diputado suplente por el Guárico.

Lo cierto es que el ciclo vital de Moleiro va desde sus actividades periodísticas en su temprana juventud en Zaraza, en las cuales hacía de Director-Redactor del periódico nombrado ut supra en el que escribía poesía y prosa; luego comenzó su actividad como Director de Educación Primaria en la Sección Oriental del Guárico del Gran Estado Miranda, en el cual creó varias escuelas unitarias (ver mi libro El Guárico Oriental 3, Valle de la Pascua, 2006); oficial de logística y de estado mayor del general Hernández Ron, oficial de retaguardia y logística con el mismo personaje en “La Libertadora”, perseguido político en el régimen de Cipriano Castro por el jefe político del régimen, general zaraceño Marcial Azuaje Correa alías “Cuello e´ Pana”; burócrata con David Gimón y diputado suplente en ejercicio cuando el Gomezalato. Según reporta don Lorenzo Rubín Zamora en su “Índice Biográfico del Estado Guárico”, Moleiro murió retirado en Caracas el día 5 de enero de 1942 a los 74 años de edad.

(Gracias a la Ing. Vanessa Webel Rodríguez y a su madre Sra. Thalía Rodríguez, mis distinguidas parientas, por proporcionarme los datos dejados mecanografiados sobre el general Rodolfo W. Moleiro escritos por el ilustre ciudadano zaraceño Francisco Gustavo Chacín a finales de los 1950s.)

MSA, fax (0212) 0285 8957 E: Mail: manuelsotoarbelaez@yahoo.com Los libros El Guárico Oriental 1, 2 y 3 en la librería La Llanera, calle Guásco, frente a la plaza Bolívar, Valle de la Pascua.

NOTA: Lo que transcribí arriba está soportado por documentos. Algunos amigos y amigas me han preguntado repetidamente donde están las fuentes documentales para extraer noticias, casos, hechos y personajes del Oriente del Guárico, a los que frecuentemente hago referencia. Siempre les respondo que de: El Archivo Arquidiocesano de Caracas (AAC); Archivo General de la Nación (IGN), Biblioteca de la Academia de la Historia y su Hemeroteca; Biblioteca Nacional y su Hemeroteca; de mi colección de periódicos de los siglos XIX (finales) e inicios del SXX; de los libros eclesiales de la iglesias católicas que están en la WEB, de acuerdo a microfilmes de la Iglesia Mormona y de muchos documentos que me envían amigos y amigas; de la biblioteca de la ciudad de Nueva York (notas que he tomado en mis visitas a esa ciudad); y otras como la que refiero al pie de este escrito. A quienes lean esta notas favor fijarse bien en el caso que he oído en Zaraza sobre el comportamiento de don José Pio Moleiro Lara (hijo de Joseph Moleiro y Manuela Lara, según boda efectuada en Aragua de Barcelona) y su comportamiento absurdo ante la gravidez habido fuera de matrimonio de su hija. Debo decir que la conseja no es más que una pamplina. El documento habla. Es el mismo caso de las anécdotas que durante décadas se han transmitido sobre el comportamiento en 1868 de don José Antonio “Pepe” Arveláiz Berroeta, ante unas fraudulentas elecciones promovidas ese año por los Monagas; también son pamplinas. Don José había muerto en 1852, es decir 16 años antes del fraude monaguero

1 comentario:

J Castillo dijo...

Este señor es mi abuelo saben. A los 51 años de edad, Rodolfo conoce a una señorita de nombre Manuela Castillo y con ella tiene a un niño llamado Jorge Manuel Castillo (mi papa) el 23 de Abril de 1925, el cual no tiene el apellido Moleiro ya que Rodolfo W. ya estaba casado en ese momento. Ya grande Jorge Manuel le es ofrecido el apellido Moleiro al cual el niega y nunca acepta. Sin embargo Jorge Manuel crece muy cerca de Rodolfo y Moises hasta ya tarde edad.