domingo, 18 de septiembre de 2016

La familia De Armas


Parte I

Por: Julio José Gonzaléz Chacín

Esta familia es originaria del poblado de San Balthazar de los Arias (actual Cumanacoa), en la antigua provincia de La Nueva Andalucía, cuya capital era la ciudad de Cumaná. El patriarca era José Antonio de Armas, quien estaba casado con doña María Graciosa Bellorín, y vivieron en esa zona entre los años 1.730 y 1.780[1], fechas aún sin precisar por falta de documentación que las avale. No sabemos si eran oriundos de ese mismo poblado o si llegaron como inmigrantes desde la Isla Canarias, pero de lo que sí estamos seguros es que este apellido es canario y que si no fue José Antonio de Armas el primero de este apellido que llegó a Venezuela, lo fue alguno de sus ascendientes.

Fachada de la Iglesia de Cumanacoa. Foto: Graziano Gasparini. Circa  1957
La familia “De Armas” o “Armas”, es tal vez la más importante en la historia del pueblo de Guanape. Con ellos se inicia el poblamiento de esta zona y tuvieron activa participación en la formación y organización de cinco poblados, a saber: Guanape, Sabana de Uchire, Guaribe Tenepe, Valle de Guanape y San José de Guaribe, con una voluminosa progenie que quedó diseminada en toda la cuenca del Unare. Algunos de sus miembros fueron próceres de la independencia, aunque durante los inicios de la contienda independentista estuvieron del lado realista. Ejercieron importante cargos antes y durante la República; fueron los propietarios de casi todas las tierras de la zona, e impulsaron enormemente el surgimiento económico de esa parte de la cuenca del Unare con su trabajo y esfuerzos, que permitieron el origen de los cinco pueblos mencionados; dominaron durante casi 200 años en los aspectos económicos y políticos.

Buena parte de los habitantes de estos cinco poblados descienden directamente de los genearcas de este apellido. Algunos mantienen el apellido y otros no, por ser descendientes de la rama femenina; otros más, mantienen el apellido por ser descendientes de los esclavos de los miembros de esta familia, que habían adoptado el apellido “De Armas” como propio, como era costumbre en la época colonial. Se encuentran también en Píritu y Clarines una buena cantidad de descendientes de esta familia. Es importante señalar que las familias de apellido Rojas e Itriago, forman parte de esta familia “De Armas”, debido a los sucesivos matrimonios entre miembros de estos apellidos, por lo que me atrevo a asegurar que los Itriago, los Armas y los Rojas son una misma familia en donde la endogamia, o unión matrimonial entre primos era una constante desde los inicios y que se multiplicó en las sucesivas generaciones.

Del matrimonio de José Antonio de Armas y de María Graciosa Bellorín, nacen al menos los siguientes hijos:
  1. Vicente María De ArmasBellorín: murió el 27 de agosto de 1811 en San Francisco, provincia de Barcelona. Contrajo matrimonio con Inés María Cañas. Testó en el pueblo de San Francisco el 17 de agosto de 1811, mientras se encontraba  "en cama y en grave accidente".
  2. Soledad De Armas Bellorín.
  3. Francisco De Armas Bellorín.
  4. María De Armas Bellorín. Casó el 4 de enero de 1777, en Cumaná, con  Joseph Antonio López Rodríguez. Testigos: María de Alcalá y Manuel Sánchez. Hubo dispensa. 

El primero de estos hijos, Vicente María de Armas Bellorín, es el que da inicio a la familia en la cuenca del Unare, junto con su esposa Inés María Cañas, y a la fundación de los pueblos antes mencionados. Todo comienza el 23 de julio de 1802 cuando Vicente María de Armas efectúa las diligencias para la mensura y adjudicación de las tierras realengas en el río y sitio de Guanape, de la jurisdicción del Orituco, en la provincia de Caracas. Esta solicitud fue aprobada por la Junta Superior de Hacienda el 25 de febrero de 1803, quedando en pagar la cantidad de 1000 pesos por las 6 leguas y media que resultaron realengas, unas 15 mil hectáreas de tierras, correspondientes a lo que hoy en día son las poblaciones de Guanape y Valle de Guanape. 

Este acto de otorgamiento de las tierras realengas a don Vicente María de Armas marca un hito en la historia de la población de Guanape, el punto de partida de una incesante actividad de poblamiento que culminará con la formación de esta población décadas después, un pueblo que surge de manera espontanea en torno a un río, una casa y una finca fundadas por la familia De Armas y que por gestiones de uno de los hijos de don Vicente María, logrará convertirse en un pueblo con personalidad jurídica, tal como lo conocemos hoy día y que mas adelante explicaremos con detalles.

Otorgamientos de tierras realengas en el "Sitio de Guanape" a Don Vicente María de Armas Bellorín
el 25 de febrero de 1803.
Vicente María se traslada con su familia, a vivir en estas tierras del “Sitio de Guanape”. Allí construye viviendas junto con sus hijos, y funda una hacienda de ganado, con prensa, molino, y algunos esclavos. Sabemos que construyó un oratorio, tal vez en el mismo sitio donde hoy se encuentra la iglesia de este poblado.

Vicente María de Armas testó en el pueblo de San Francisco, Provincia de Barcelona, el 17 de agosto de 1811, y por su testamento sabemos que era una persona con muy buena posición económica, con  propiedades y viviendas en varias zonas de la región, aparte de la ya mencionada en el sitio de Guanape:

  • En San Lorenzo, provincia de Barcelona, dice tener unas 500 reses, 200 yeguas y caballos y sesenta o setenta mulas.
  • En el río Guanipa dice tener una hacienda denominada “Las Tinajas”, poblada de ganado con poco más o menos 1800 reses y los respectivos caballos.
  • En el río Guarapiche, una hacienda de por lo menos 25 mil hectáreas de riego y una arboleda de cacao. En esta misma hacienda dice poseer esclavos, pero no los cuantifica, y dice dejar eso a sus albaceas. Esta hacienda fue expropiada por los republicanos hacia el año 1817, ya que estaba administrada por su hermano Francisco, quien al parecer había ejercido cargos en las administraciones realistas y fue objeto de un pleito judicial que duró hasta el año 1832.

Posteriormente observamos que se retira a vivir en la población de San Lorenzo de la provincia de Barcelona, cercana a la población de Clarines, y a San Francisco, que es donde ocurre el desafortunado accidente que le cuesta la vida y donde elabora su testamento. En estas poblaciones también debió tener vivienda, porque señala vivir en la primera.

Firma de don Vicente María de Armas
en su testamento de fecha 17 de agosto de 1811.
Se observa que el testamento fue elaborado apresuradamente, en él no se cuantifican muy claramente sus propiedades, los cálculos son aproximados. Esto se confirma por el hecho de señalar que se encontraba “en cama y en grave accidente”, circunstancia que lo obligó a apresurar la redacción del testamento; cabe señalar igualmente que su firma en este documento luce temblorosa, propia de una persona enferma.

Del matrimonio de Vicente María de Armas Bellorín e Inés Cañas, nacen los siguientes hijos:
  1. Pedro José De Armas Cañas: murió en 1814 en Santa Rosa, estado Anzoátegui. No tenemos datos de su esposa, pero sabemos que tuvo una hija legal. Según testimonio de su hermano Juan Francisco, fue asesinado por Francisco Tomás Morales en el pueblo de Santa Rosa en el año 1814.
  2. Comandante Calisto Vicente De Armas Cañas: nació en Cumana, estado Sucre; murió en Guanape. Contrajo matrimonio con Francisca Josefa Madurera. Fue prócer de la independencia.
  3.  Coronel Juan Francisco De Armas Cañas: contrajo matrimonio en Barcelona, con María Dolores Ruiz Hidalgo (nacida el 11 de enero de 1.795 en la misma población), hija de Juan Antonio Ruiz Carrasco y de Bárbara Hidalgo y Herrera. Prócer de la independencia.
  4. Vicente María De Armas Cañas: contrajo matrimonio el 17 de Marzo de 1817 en Altagracia de Orituco, estado Guárico, con Manuela Monserrate Matos Camejo, hija de Manuel Monserrate de Matos y de Rosa Camejo.
  5. José Antonio De Armas Cañas: murió el 24 de diciembre de 1857 en Clarines. Contrajo matrimonio en 1821, en Barcelona, con Rafaela María del Socorro Ruiz Hidalgo, nacida el 23 de diciembre de 1797 en la misma ciudad y fallecida el 30 de diciembre de 1892 en Clarines, hija de Juan Antonio Ruiz Carrasco y de Bárbara Hidalgo y Herrera. Está enterrado en la Iglesia de Clarines.
  6. Carlos Santiago De Armas Cañas: no poseemos datos sobre descendencia o matrimonios.
  7. Vicente Ferrer De Armas Cañas: contrajo matrimonio en Zaraza con Simona Ron Moreno, hija de José de la Concepción Ron Berroeta y de María de la Soledad Moreno Ron.
  8. María Graciosa De Armas Cañas: no poseemos datos sobre descendencia o matrimonios.
  9. Josefa Margarita De Armas Cañas: contrajo matrimonio con Manuel Itriago. Este enlace es el origen de casi todos los que llevan el apellido Itriago en las poblaciones de Guanape, Valle de Guanape y San José de Guaribe.

En sucesivas entregas sobre esta familia comentaremos los datos que hemos podido recabar sobre algunos de los hijos del matrimonio de Vicente María de Armas e Inés María Cañas.




[1] El 4 de enero de 1.777 contrae matrimonio en la ciudad de Cumaná su hija María de Armas Bellorín, y en la partida de matrimonio los señalan como vecinos de la ciudad de San Balthazar de los Arias.

domingo, 26 de junio de 2016

ALGUNAS NOTAS HISTORICAS SOBRE LA CORAL ZARAZA

Por: Henry Agobian Viettri

La Coral Zaraza fue fundada por la muy querida y recordada dama zaraceña Josefina Ricardi de Castro, nacida en la referida población el 17 de junio de 1913, en donde fue bautizada con el nombre de María Josefa de Jesús de Lourdes Ricardi Braschi, hija de los Sres. José Ricardi e Isabel Braschi y esposa del Sr. Luís Castro, con quien tuvo por hijos a Marisabel, Luís José y Ricardo Castro Ricardi. Doña Pepina, como cariñosamente era llamada por todos, desde niña tuvo inclinaciones artísticas, cursó estudios de educación primaria en su ciudad natal en el Colegio Bonifacio Gómez, luego en Caracas recibe clases de historia del arte con el Prof. Domingo Casanova, de pintura con la Prof. Otero Silva y de dibujo con Luís Alfredo López Méndez, más tarde recibe en Zaraza un tutorial de piano con el Prof. José María Ayala Romero.

Siempre pendiente de las actividades religiosas y culturales de Zaraza, Doña Pepina desde muy joven comenzó a participar en ellas, de hecho alrededor de 1950, ya se había hecho cargo de una congregación de jovencitas llamada “Hijas de María”, a quienes ensayaba para acompañar las misas, la coronación de la virgen, rezar el Rosario y otros eventos de formación católica, la cual  integraban para el precitado año, entre otras  Consuelo Vietri, Beatriz y Esperancita Fajardo, Sonia y Aura Marina Castro, Carmen Luisa e Isabelita De Armas y Perla Vietri, todas seleccionadas por ella y cuyas aptitudes conocía por haberlas preparado con anterioridad para tomar la primera comunión, de lo cual también se encargaba. Es oportuno señalar en cuanto al origen de la aludida congregación que ésta ya existía para 1914, pues según les refería a sus hijos nuestra tía abuela materna Mariana Vietri de Machado ella fue integrante de la misma.

Con el tiempo la Congregación Hijas de María desapareció, sin embargo, el deseo de Doña Pepina de seguir colaborando para hacer de Zaraza una mejor sociedad se mantuvo incólume, lo que la impulsaba a seguir participando en todos los eventos sociales de índole religioso o cultural que se organizaban en el Municipio.

Doña Pepina, le siguen las fotografías de Consuelo Vietri, Beatriz Fajardo y Perla Viettri, integrantes en otrora de la Congregación Hijas de María y de la medalla distintiva de la misma, las fotos restantes son de la agrupación Mundo Infantil

  El 16 de julio de 1967, es inaugurada Radio Zaraza, y prontamente Doña Pepina, quien continuaba participando en las actividades de la Iglesia Catedral, es invitada a formar parte de un espacio radial dominical dedicado al canto, la declamación y a los relatos, al cual se le dio el nombre de Mundo Infantil, en donde semanalmente eran presentadas como solistas niñas de edades comprendidas entre 4 y 12, algunas de las cuales fueron escogidas en una especie de casting al que se les llamó desde el mismo programa y que con antelación a su presentación eran ensayadas en su residencia por la propia Doña Pepina. Así las cosas el Programa Mundo Infantil creado en 1967, inicia con las niñas Bermary y Migdalia Rodríguez, Rebeca y Sandra Carchidio, Sandra, Daysi y Arianna Febres, Beatriz Isabel Centeno, Yolanda Herrera, Gilda Pizoferrato, Marly García, Carmela Di Rosa y Celinita Bello, las cuales pasan a conformar en firme a mediados de ese mismo año, una agrupación llamada igualmente Mundo Infantil, nombre que se le dio en honor al espacio dominical que les sirvió de punto de partida. A raíz de la conformación de la coral las funciones del coro de la iglesia son asumidas por el Mundo Infantil, el cual además del canto y de algunas escenificaciones de tinte religioso, comienza también a transitar otros caminos artísticos como la danza, el teatro y la zarzuela e incluso a participar un año más tarde en las actividades del carnaval, el cual había emergido en el pueblo como turísticos en febrero de 1967, ganando en varias ocasiones primeros lugares tanto sus carrozas como comparsas dada la calidad y vistosidad de las mismas.

En el año 1973, la agrupación Mundo Infantil es registrada con el nombre de “Coral Zaraza”, la cual en agosto de 1992, con ocasión de la celebración de sus 25 años es proclamada Patrimonio Cultural del Municipio, misma oportunidad en que Doña Pepina es declarada hija ilustre de dicha población.

 Imágenes de actividades desplegadas por la Coral Zaraza, algunas fotografías de sus comparsas de carnaval y de premios recibidos
 
Imágenes de distintas actividades en las que participó la Coral incluidas las de su 25 Aniversario

 Dentro de las jóvenes que en algún tiempo pertenecieron a la Coral, además de las ya mencionadas, se encuentran María Eugenia Zamora, Mercedita Gómez, Marutza y Marianela Saturno, Rebeca Carchidio, Mialagros Nogales, Panchita Acosta, Geovannina Casavechia, Marycarmen Reggio, Miletza Díaz, Lourdes Centeno, Diana Agobian, María Gabriela Rodríguez, Adriana y Geovanna Agobian y Andreina y Alicia Nogales y dentro de su acompañamiento musical: Franquita Leal, Henry Matute, Ofrasio Calatraba, Elisa Alcalá, Alexis Fernández, Miguel Ángel Peña y más recientemente Alexander García.

Son incontables los reconocimientos, premios obtenidos y las participaciones que dentro y fuera del Municipio ha tenido la Coral Zaraza, incluso llegó a presentarse en la Asamblea y en la Televisora Nacional, así como en el canal Radio Caracas Televisión.

Alrededor de 1979, para obtener fondos a través de su venta para la remodelación de la capilla de la Cruz más antigua del Barrio La Loma, que era impulsada por la Sra. Beatriz Fajardo y algunos vecinos del sector, bajo el patrocinio de la Sra. Pura Silva, la Coral grabó un disco 45RPM, con dos canciones: el Himno “O Salve a la Santa Cruz del Carmen” y “Un Canto a Zaraza”.

Al fallecimiento a avanzada edad de Doña Pepina, hecho acaecido en Caracas el 25 de octubre de 2007, la Coral es asumida por una comitiva conformada por la Lic. Bermary Rodríguez, desde entonces su Directora General y las Directoras de Finanzas y Relaciones Públicas, respectivamente Lic. María Eugenia Zamora y Marinita Álvarez  y como colaboradoras Rebeca, Sandra y Lorena Carchidio, Marianela Saturno, Migdalia Rodríguez, Yusmilda Gómez, Luz Marina Pinto, Mercedes Gómez, Tibizay Hernández y Ofir Chamorro.

Uno de los logros más recientes de la Coral Zaraza, quien en el venidero mes de agosto se propone celebrar su quincuagésimo aniversario, es el haber grabado un Álbum Discográfico de 23 piezas, la gran mayoría del Maestro Carlos Ramón Gómez, bajo el patrocinio del Banco del Tesoro y la Producción del Lic. Douglas Viettri, Director de la Agrupación Latinoamericana Baraka, impulsor del CD, a quien pertenecen 2 de sus composiciones, las cuales recogen el sentir de la zaraceñidad. El CD fue bautizado el 14 de mayo del presente año en el Hotel Unare de Zaraza por el padre Guido Kaisin, en un acto solemne conducido por los Lic. Luis Pimentel y Raquel Martínez, el cual contó con la participación especial del señalado Grupo.

 Imágenes de actividades desplegadas por la Coral, dentro de ellas las de su 40 Aniversario, el reciente bautizo de su CD y el último encuentro de Doña Pepina con sus discípulas


Este artículo fue publicado en el Diario Jornada en su edición del 26 de junio de 2016.


También puede ser descargado en formato PDF en este enlace: Diario Jornada 26-06-2016

REMEMORANZAS DEL CARNAVAL DE ZARAZA


 Por Henry Agobian Viettri

Para 1890, ya existía en Zaraza la celebración del Carnaval y se caracterizaba por el juego con agua y otras sustancias como negro humo. De hecho el referido año los señores Víctor Manuel Ovalle, Luís Miramón y Ramón Carrizalez Reyes, redactaron un periódico llamado El Tizón, publicado únicamente para combatir los excesos que cometían los jugadores de carnaval en esos días. En cuanto a la escogencia de una reina para este tipo de festividades se sabe, de acuerdo a los periódicos de la época recogidos en la Obra Reminiscencia del autor José F. Martínez, que al menos para 1915, ya se hacía pero era proclamada por una junta que se constituía para la organización del festejo. Así las cosas ese año en una fiesta que se realizó en la casa del Sr. Nicolás Arca Silva, fue proclamada como tal la Srta. María de Jesús Lander, en tanto que en 1920, una junta de carnaval presidida  por el Dr. Julio de Armas, designó a Isabel Hernández Matute, para reina del carnaval y como damas de honor a Elisa Ron, Estela Moleiro, Rosa Felizola y Josefina de Armas. En 1920, se impuso una contribución de una morocota para la celebración y se hicieron dos grandes bailes; uno en casa de don J.R. Hernández Ron y el otro en la del General Rodolfo Moleiro, se organizaron comparsas, una de ellas denominada Primavera, integrada por Ismenia Ron, Vestalia Berroeta, Leonarda Hernández, Rosaura Oráa, Antonieta y Mercedes Hernández Ron.

No existe constancia documental de que en los años inmediatos posteriores se hubiere seguido organizando fiestas de este tipo en Zaraza. En 1953, las distinguidas maestras Carmen de Coa y Clemencia Gutiérrez, quisieron rescatar el esplendor que en otrora caracterizó ese festejo, y siendo docentes pusieron su mirada para escoger una reina para el carnaval de Zaraza, entre las jóvenes estudiantes del último año del Grupo Escolar Francisco Salías, que comúnmente para ese años contaban con una edad comprendida entre 14 y 16 años. Anunciada la celebración proyectada fueron escogidas cinco candidatas para disputarse la corona real, a saber las señoritas: Consuelo Vietri, Beatriz Fajardo, Mirta Pinto, Perla Vietri y Asusena Figuera. Las candidatas  fueron llevadas por la comitiva a algunos pueblos cercanos entre ellos, Pariaguan y Cantaura y presentadas en un club social, previamente elegido, a fin de que los habitantes de los mismos pudieran manifestar su opinión sobre quien debería ser la ganadora, algo así como una presentación, si bien no a la prensa como se hace hoy día, a la sociedad que podía comprar votos a favor de la candidata de su preferencia. El dinero recaudado fue utilizado para costear la fastuosa coronación a la cual se volcó el pueblo entero y que tuvo lugar en la institución educativa mencionada, el grupo musical que la amenizó y los adornos con que fue decorado el carro, en donde la soberana electa fue paseada por las calles del pueblo. Como reina del Carnaval de Zaraza de ese año, con más de tres mil votos fue elegida la bella señorita Consuelo Vietri, en tanto que Mirta Pinto y Perla Vietri, resultaron ser la primera y segunda finalista respectivamente y en virtud ello, las damas de honor del cortejo.

Coronación de Consuelo Vietri como Reina del Carnaval

En los años subsiguientes y con la creación del Liceo Eduardo Delfín Méndez, el carnaval se empezó a celebrar por separado y cada institución organizaba su propio festejo, hasta que en 1967, Esperancita Fajardo, habiendo disfrutado el año anterior del carnaval Internacional de Río de Janeiro, contagio el entusiasmo de hacer al menos una celebración, si bien no internacional, al menos turística, no sólo a sus hermanas Ygdalia y Rosita, sino además a Luís José Castro, Valdemar López y Yolanda Hernández, todos para aquel tiempo estudiantes de la UCV, quienes propusieron a personas de mayor experiencia que se encargaran de la materialización del proyectado festejo, constituyéndose así la primera Junta Central del Carnaval integrada de la siguiente manera: Pedro Hernández Reyes presidente, Luisa Cotua Vicepresidenta, Carlos Ramón Gómez, Secretario, José Martínez Secretario de Propaganda y Clemencia Gutiérrez Tesorera.

    Fue pues ese el origen del vistoso Carnaval Turístico del llano Venezolano, que este año celebró su quincuagésima edición, contándose dentro de sus bellas Reinas: Mercedes Balza 1967, María Antonia Ramos 1968, Odalis Gómez 1969, Sonia Gómez 1970, Janeth Millán 1971, Flor Mendoza 1972, Sioly Ruiz 1973, Elsy Cordero 1974, Janeth Hernández 1975, Libia Manzano 1976, Xenia Guayamo 1977, Norma Armas 1978, Delia Ricco 1979, Sonia Ramírez 1980, Aracelis Vásquez 1781, Eulídices Flores 1782), Candy Josefina Martínez 1983, Libia Arellano 1984, Diomelis Leal 1985, Lelia Balza 1986, Milagros Belisario 1987, Adriana Salmerón 1988, Yuraima Rojas 1989, Lourdes Centeno 1990, Verouska Ramírez 1991, María Lanza 1992, María José Blanco 1993, Rosa Da Silva 1994, Kelimar Fajardo 1995, Josmary Sanz 1996, Emmy Mohamed 1997, Kelly Fernández 1998, Naira Castillo 1999, Ana Isabel Rodríguez 2000, Franyelis Salazar 2001, Leidimar Manzano 2002, Ovirelis Cumana 2003, Angelsi Taipe 2004, Katherine Portabarría 2005, Melidi Ramírez 2006, Katiuska Álvarez 2007, Diana Castillo 2008, Daniela de los Santos 2009, Meiber Cárdenas Piñero 2010, Alexandra Franquini 2011, Zairet Concepción 2012, Luiriluis Serrano 2013, Fatima Rios 2014, Joseph Ramos 2015 y la ganadora de este año 2016, Yannire Fernández.

En las primeras tres filas las reinas de los primeros 25 años del carnaval, en tanto que en la última algunas de los 25 restantes

Es oportuno igualmente señalar que anualmente durante el carnaval se premia la mejor carroza, se eligen: un Rey Momo, siendo el primero el Sr. Ramón Reggio; la Reina Infantil del Pueblo, contándose dentro de ellas, Lourdes Centeno, Diana Agobian quien ganó el referido certamen en 1990 y en 1992, Adriana Agobian y Clarianne Guayamo; y a partir de 1968 la Reina de los Turistas, obteniendo dicho título en 1997, Silvia Orahdjkian, quien fundó en 1999, el certamen Reina de las Señoras, banda que le fue impuesta este año de manos de la Lic. Anyely Ramos a la Sra. Consuelo Viettri de Agobian, la reina de 1953, madre de quien estas páginas escribe, con ocasión al aniversario de Oro del carnaval, como homenaje por haber sido, quizá la primera Reina de Zaraza, elegida a través de un concurso popular.
La Reina del Carnaval 2016, Yannire Fernández, en compañía del Lic. Juan C. Palacios, y del cuadro de honor; el homenaje hecho a la Sra. Consuelo Vietri de Agobian, Reina del Carnaval de 1953, como Reina de las Señoras 2016, de parte de la soberana del 2015, Lic. Anyely Ramos; y un resumen de las actividades carnavalescas de este año










Nota: Este artículo fue publicado originalmente el diario Jornada del Estado Guarico, el día 21 de febrero de 2016.

El cual puede ser descargado en formato PDF en el siguiente enlace: Jornada 21-02-2016





martes, 26 de mayo de 2015

El día 25 de abril de 2015, fallece en la ciudad de Maracay la señora Lourdes Espinoza Guayurpa, relacionada con estimados hogares de San José de Guaribe. Lourdes, o Lula como cariñosamente se le conocía, era la tercera hija de Ramón Espinoza Guzmán y de Ana Guayurpa Aragort, y había nacido en 1928.



Es por ello que cuando se cumple un mes de su fallecimiento, su hermana Rafaela Espinoza, nos ha solicitado que publiquemos el siguiente mensaje de agradecimiento a familiares y amigos:

  • El día 25 de mayo de 2015 se cumplió un mes de la desaparición de la señora María de Lourdes Espinoza, su hermana Rafaela Espinoza agradece y da las gracias a su familiares que asistieron al sepelio, a los Gonzalez Espinoza, Hernández Espinoza, Espinoza Istúriz y demás familiares y amigos que estuvieron pendientes de su estado de salud, en especial a sus amigas de Ruiz Pineda. 
                                                                                                                                    Rafaela Espinoza. 

Por nuestra parte, hacemos llegar nuestras palabras de condolencias a sus familiares y amigos, en especial a su hermana Rafael y a su hijo Mario Silva, deseando  que su alma descanse en paz y que encuentren pronto la resignación por tan irreparable pérdida.

lunes, 17 de noviembre de 2014

En Honor a Mis Ancestros


Genealogía de algunas familias e historia de ciertos acontecimientos sobre Zaraza, Venezuela y el mundo.


Este es el título del libro que está próximo a publicarse y cuyo autor es el doctor Henry Agobian Viettri, nativo de Zaraza. El libro es producto de una exhaustiva investigación dentro y fuera de Venezuela, efectuada durante varios años y que abarcó casi todos los registros parroquiales y civiles de la zona del Oriente, los llanos y Caracas. Para aquellos interesados en la historia de los pueblos de la cuenca del Unare y de los apellidos de la zona, la publicación de este libro significa una gran ayuda, puesto que esta basado en fuentes documentales primarias, en la mayoría de los casos con información inédita, nunca antes publicada y que aclara las dudas o complementa la información de otros cronistas de la zona.

Henry Agobian es hijo de Georges Agobian Emboz y de la Zaraceña Consuelo de la Cruz Viettri Jaramillo. En lo que respecta a la zona de la que nos hemos ocupado casi siempre en este blog, es descendiente directo del guanapense Vicente Ferrer de Armas Cañas , al ser su madre Chozna de este último. Igualmente es descendientes de importantes familias fundadoras de la población de Zaraza.

Actualmente Henry Agobian Viettri ocupa el cargo de Juez Titular del Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Agrario y Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Anzoátegui, en la población de El Tigre. Tiene una amplia experiencia y formación profesional en el área del derecho y para aquellos que deseen, la pueden descargar haciendo clic AQUI.

Esperamos pues, la pronta publicación de tan importante obra para la zona de la cuenca del Unare.

viernes, 31 de octubre de 2014

Rodolfo W. Moleiro


Por: Manuel Vicente Soto Arbeláez


Rodolfo Witremundo Moleiro nació en Zaraza el 07/06/1867, bautizado como Pablo Rodolfo el 20/04/1868 por el Pbro. Dr. Pedro José Miserol Pulgar, siendo sus padrinos Pedro María Chacín Arveláiz y Rita Arveláiz. Hijo único fuera de matrimonio de María Josefa Moleiro Arveláiz Chacín y de Apolinar Gil, nieto por vía materna de María de las Angustias Arveláiz Chacín -viuda de José Gregorio Chacín- y de su segundo esposo José Pío Moleiro y Lara, según matrimonio efectuado en Aragua de Barcelona el 06/01/1835, tal como lo registra el fraile agustino Manuel Acereda Lalinde en su recolección de matrimonios conocida como Consectario de Aragua de Barcelona. A falta de uno legítimo, el padre de crianza de Pablo Rodolfo fue su tío Federico Moleiro Arveláiz quien, además, levantó dos familias más en Zaraza, sin casarse. Con el tiempo el joven se quitó el Pablo y comenzó a firmar como Rodolfo Witremundo, o Rodolfo W. a secas. Algunos parientes lejanos colaterales suyos han señalado en la Red que el abuelo José Pío nunca aceptó que su hija hubiera tenido un hijo “out of wedlock” como dicen los gringos (fuera de matrimonio decimos aquí), pero que cuando conoció al nieto ya de un año de edad lo abrazó y más nunca lo apartó de su corazón. Son pamplinas, babiecadas, pues José Pío había muerto 20 años antes, exactamente el 27/04/1847, en Aragua de Barcelona, como de 50 años dice el Acta de Defunción.

Rodolfo W. hizo sus estudios en su pueblo natal, muchas veces interrumpidos por su participación ocasional en las escaramuzas armadas propias de la época, lo cual no le impidió tener una buena formación humanística retórica manifestada a través de la prensa local de su lar nativo. También incursionó en el periodismo siendo en 1888 Director-Redactor del quincenario “El Estudiante”, que alcanzó un tiraje de varios números en la imprenta “Unare”, y para no ser diferente a los jóvenes de su generación, de alguna forma incursionó en las guerras intestinas en las cuales; según Francisco Gustavo Chacín, cronista de Zaraza durante los años 1930s a los 1950s; alcanzó el grado de General en Jefe (?), siendo coordinador del estado mayor de las fuerzas anti castristas del oriente del Guárico que comandaba su paisano el general José Manuel Hernández Ron. Esto le valió varias veces ser perseguido, aunque tenía el don de la ubicuidad política pues de sus pocos escritos en la prensa se desprende que, al igual que muchas personas de su tiempo, se cambiaba de camisa política de acuerdo a como soplara el viento. Su tío abuelo Leonardo Moleiro y Lara (hijo de Joseph Moleiro y de María Manuela Lara, divorciados en 1810) y su tío Federico Moleiro fueron criadores y agricultores, dueños de las haciendas “Coporo” y “Loma Triste”, respectivamente. Allí se escondía Witremundo cuando era perseguido político, al amparo de sus parientes, algunos descendientes de don Leonardo, ya difunto. Federico Moleiro Arveláiz -muerto en 1909-, fue el primero que industrializó el papelón de caña en Zaraza, al decir del Dr. José francisco Torrealba en su libro “Algunas Familias de Zaraza”, Grafolit, 1950.

Casado con la señorita Petra Sánchez Ron, Rodolfo Witremundo procreó una larga familia siendo sus hijos: 1. Rodolfo Moleiro Sánchez, abogado y poeta de reconocida inspiración, casado en Altagracia de Orituco con Amada Pérez Wittman. 2. Federico, abogado, soltero, miembro de la Corte de Casación por varios años. 3. Moisés músico y pianista, casado con Carmen Camero Zamora, de Valle de la Pascua. 4. Carmen Alicia. 5. Estela. 6 Raúl, pintor, con varios premios en su haber y 7. Josefina Moleiro Sánchez. Fuera del matrimonio (out of wedlock), el General fue padre de dos hijos a saber: Gustavo Adolfo Rojas, comerciante en Zaraza c/c María Manuela Hernández Abello, con descendencia y de Mariana Fuentes, c/c José Gregorio Miranda, con descendencia.

Dice Francisco Gustavo Chacín -quien firmaba como F. G. Chacín- que al estallar la revolución conocida como “La Libertadora”, Rodolfo W. Moleiro se afilió a ella formando parte del estado mayor general de la misma en actividades de logística, suministros y procura, al lado de Manuel Antonio Matos y otros jefes. Al ser derrotados en La Victoria a finales de 1902 vino una época de persecuciones que le obligaron a esconderse y olvidarse de actividades políticas y militares; pero a la caída de Cipriano Castro comenzó poco a poco a mostrar simpatías por el nuevo régimen, hasta que su paisano el general David Gimón Pérez fue designado en 1912 por Juan Vicente Gómez como Presidente del Estado Guárico, llamando a su amigo Rodolfo Witremundo Moleiro para ocupar el cargo de Secretario General de Gobierno con sede en Calabozo. Así pasó de actividades militares a las civiles, ocupando diferentes cargos incluyendo el de diputado suplente por el Guárico.

Lo cierto es que el ciclo vital de Moleiro va desde sus actividades periodísticas en su temprana juventud en Zaraza, en las cuales hacía de Director-Redactor del periódico nombrado ut supra en el que escribía poesía y prosa; luego comenzó su actividad como Director de Educación Primaria en la Sección Oriental del Guárico del Gran Estado Miranda, en el cual creó varias escuelas unitarias (ver mi libro El Guárico Oriental 3, Valle de la Pascua, 2006); oficial de logística y de estado mayor del general Hernández Ron, oficial de retaguardia y logística con el mismo personaje en “La Libertadora”, perseguido político en el régimen de Cipriano Castro por el jefe político del régimen, general zaraceño Marcial Azuaje Correa alías “Cuello e´ Pana”; burócrata con David Gimón y diputado suplente en ejercicio cuando el Gomezalato. Según reporta don Lorenzo Rubín Zamora en su “Índice Biográfico del Estado Guárico”, Moleiro murió retirado en Caracas el día 5 de enero de 1942 a los 74 años de edad.

(Gracias a la Ing. Vanessa Webel Rodríguez y a su madre Sra. Thalía Rodríguez, mis distinguidas parientas, por proporcionarme los datos dejados mecanografiados sobre el general Rodolfo W. Moleiro escritos por el ilustre ciudadano zaraceño Francisco Gustavo Chacín a finales de los 1950s.)

MSA, fax (0212) 0285 8957 E: Mail: manuelsotoarbelaez@yahoo.com Los libros El Guárico Oriental 1, 2 y 3 en la librería La Llanera, calle Guásco, frente a la plaza Bolívar, Valle de la Pascua.

NOTA: Lo que transcribí arriba está soportado por documentos. Algunos amigos y amigas me han preguntado repetidamente donde están las fuentes documentales para extraer noticias, casos, hechos y personajes del Oriente del Guárico, a los que frecuentemente hago referencia. Siempre les respondo que de: El Archivo Arquidiocesano de Caracas (AAC); Archivo General de la Nación (IGN), Biblioteca de la Academia de la Historia y su Hemeroteca; Biblioteca Nacional y su Hemeroteca; de mi colección de periódicos de los siglos XIX (finales) e inicios del SXX; de los libros eclesiales de la iglesias católicas que están en la WEB, de acuerdo a microfilmes de la Iglesia Mormona y de muchos documentos que me envían amigos y amigas; de la biblioteca de la ciudad de Nueva York (notas que he tomado en mis visitas a esa ciudad); y otras como la que refiero al pie de este escrito. A quienes lean esta notas favor fijarse bien en el caso que he oído en Zaraza sobre el comportamiento de don José Pio Moleiro Lara (hijo de Joseph Moleiro y Manuela Lara, según boda efectuada en Aragua de Barcelona) y su comportamiento absurdo ante la gravidez habido fuera de matrimonio de su hija. Debo decir que la conseja no es más que una pamplina. El documento habla. Es el mismo caso de las anécdotas que durante décadas se han transmitido sobre el comportamiento en 1868 de don José Antonio “Pepe” Arveláiz Berroeta, ante unas fraudulentas elecciones promovidas ese año por los Monagas; también son pamplinas. Don José había muerto en 1852, es decir 16 años antes del fraude monaguero

viernes, 12 de septiembre de 2014

José Ramón Camejo Farbós



 Maestro de la Juventud Zaraceña
José Rodríguez Malaspina
Especial para Región

Nació en Ciudad Bolívar el 18 de Octubre de 1.868, era hijo de Don José Ramón Camejo Sabino (Nativo de El Chaparro) y de Doña Josefa Antonia Farbós Mora. José Ramón Camejo Farbós fue abnegado educador igual que su padre y el resto de sus once hermanos: Pedro Vicente, Augusto, Rodolfo, Carlos, Josefa, María, Catalina, Carmen, Isabel, Cecilia y Margarita Camejo Farbós, esta última viuda de Moisés de Lima. Todos dieron a la patria su cuota de luz y sacrificio.

El Doctor José Ramón Camejo Farbós dedicó al magisterio cincuenta y nueve años de los ochenta y uno años de su vida. Se casó en Zaraza con Doña Carmen Teresa de Armas Santos. Sus hijos: Lourdes, viuda de Armando Armas Egaña, Porfirio y el poeta Francisco de Sales, Ramón, Mattías, Pedro, Tobías y Gabriel.

Camejo Farbós efectuó sus estudios de bachillerato en el Colegio San Juan Bautista, de Aragua de Barcelona, cuando para esa época era Director de aquel plantel educacional el doctor Domingo José Guzmán Bastardo. 

Allí comenzó sus estudios en 1.881, en un año hizo el programa de latín que correspondía a dos, con la nota más brillante del curso recibió el titulo de Bachiller en 1.885. Este mismo año partió pata la isla de Trinidad (Lugar donde su padre Camejo Sabino había fundado un Colegio de enseñanza). En esta isla comenzó un curso de idiomas que duró hasta 1.887 (Inglés y Francés); luego regresó a su ciudad natal y se inscribió en la facultad de Derecho del Colegio de Primera Categoría, al poco tiempo de iniciar sus estudios, fue llamado para desempeñar las cátedras  de Algebra y Aritmética razonada en el mismo instituto, al mismo tiempo de ser nombrado Subdirector del Colegio Talavera, que funcionaba bajo la dirección de su propio padre. Así fue como ese mismo año de 1.887, comenzó la odisea de este noble educador venezolano, enseñaba y aprendía al unísono, su erudición y su palabra fácil le hacia arquitecto de aquellos que estaban por aprender. En 1.889 se trasladó a Caracas para efectuar sus últimos tres años de estudios sobre Derecho. Optó el título de abogado en 1.896, en la Universidad Central de Venezuela. Recién graduado se trasladó a Altagracia de Orituco para desempeñar la rectoría del Colegio Roscío después fue director en otro plantel en San Juan de Los Morros y ocupó el cargo de como legislador del Estado Guárico. 

En 1.902 pasó a Zaraza, donde se dedicó a enseñar por su propia cuenta y sin apoyo de organismo oficial alguno, tanto fue su afán y la fe que puso en ello, que logro sacar de entre sus discípulos personalidades connotadas que sería prolijo enumerar en esta pequeña biografía. Como fruto de su esfuerzo, en 1.908 logró estructurar una población escolar que hizo a Zaraza merecedora de creársele un colegio de bachillerato, esto trajo como consecuencia el traslado del Colegio de Calabozo para esta ciudad. En él comienza nuestro biografiado a prestar sus servicios como profesor; mas tarde ocupa la dirección por tres años hasta que en 1.926 fue nombrado Director de la Escuela Federal Zaraza para la época de su organización en grados, de los cuales el organismo oficial vigente solo costeaba los tres primeros grados; los restantes eran dados por cuenta propia y sin remuneración alguna por el poeta Celestino González Ortiz y el mismo doctor Camejo, mientras que el tercer colaborador fundador, su hermano Carlos Camejo Farbós, tenía el más numeroso de los grados, o sea el primero. 

En 1.929 pasa nuevamente como profesor del Colegio de Bachillerato hasta el año 1.946, fecha esta que por resolución del Ministerio de Educación Nacional recibe una Medalla de Honor y su jubilación como premio por su fecunda tarea realizada, en el acuerdo que se hizo para el acto de celebración consta que se colocaría su retrato en un sitio visible del plantel con la siguiente leyenda: “Doctor José Ramón Camejo Farbós, maestro de la juventud Zaraceña”. Hoy vemos (1.966) colocado su retrato (sin leyenda) en la Biblioteca del Liceo Eduardo Méndez, gracias al actual cuerpo de profesores.

El Doctor Camejo Farbós pasó los últimos años de su existencia sirviendo a nuestro pueblo como Juez del Distrito. A su vida llena de sacrificios y pobreza material le llegó la muerte el 15 de febrero de 1.950. Toda la ciudadanía zaraceña asistió a su entierro, ante su tumba uno de sus discípulos pronunció la oración al maestro.