viernes, 19 de septiembre de 2008

Don Josef Diego de Aragort

Español peninsular, nativo de la Villa de Oyarzun, en la provincia de Guipúzcoa. Contrajo matrimonio con Doña Micaela Ramona Pérez, natural del pueblo de Nuestra Señora de Altagracia de Orituco, el 3 de septiembre de 1.789. Tuvieron 5 hijos legítimos, por lo menos, y que mencionamos a continuación:



Juan Pedro del Rosario
Sebastián Josef
Teresa Antonia de Jesús
Juan Pedro
José Tomas Eustaquio

Si bien no he podido enlazar la rama de los Aragort de San José de Guaribe con este personaje, también es cierto que estos le deben el apellido, ya sea por ser descendientes directos de él, o porque algunas familias habitantes de las tierras que poseía Don Diego en la zona, hayan adoptado su apellido. En este caso habría que buscar la relación de Don Leonardo Aragort, uno de los primeros habitantes de San José de Guaribe, fallecido a finales del siglo 19 o a principios del 20, casado con Paula Bandres, ambos originarios de Macaira y del cual descienden los Aragort de la Zona.

Era propietario de varias porciones de tierra en Macaira, Merecure y Cañaveral, así como de varios esclavos y se hizo famoso por sus querellas por tierras, ya sea contra particulares, o contra los indígenas naturales de Altagracia de Orituco. El pleito más famoso es contra estos últimos y duro unos 5 años, desde 1.812 cuando Don Diego denunció ante el Tribunal de Intendencia que los indígenas altagracienses poseían tierras sobrantes que eran del Rey, al norte del pueblo de aquellos naturales y hacia el hato de Merecure y Macaira.

La fuente documental consultada no aporta noticias para conocer en que concluyo este caso territorial aragortiano. Sin embargo un reputado cronista orituqueño escribió, en la segunda mitad del siglo XIX, que el Cabildo de Altagracia defendió los derechos de sus representados, los Guaiqueries, y dio poder al doctor Juan Germán Roscio, para actuar ante el Tribunal de apelaciones, el cual sentenci6 a favor de los indígenas en diciembre de 1811. Esta afirmación no parece ser totalmente cierta, porque el juicio continuaba sin una decisión final en el primer trimestre de 1812.

El deceso de Don Josef Diego de Aragort fue consecuencia del Decreto de Guerra a Muerte dictado por Simón Bolívar, en la ciudad de Trujillo, el 15 de junio de 1813.Segun este decreto, los españoles y canarios que no conspiraran contra la tiranía hispánica y a favor de la emancipación americana serán considerados enemigos, castigados como traidores a la patria e irremisiblemente pasados por las armas, aun siendo indiferentes. Este criterio habría sido aplicado a Josef Diego de Aragort, Juan María Cerpa y Gil, Andrés Juan Marrero y José de Paíz, quienes eran Españoles residenciados en Altagracia de Orituco. Estos cuatro personajes fueron remitidos a la ciudad de Caracas en calidad de prisioneros, por el Comandante Julián Infante, cumpliendo ordenes del Gobernador de la Provincia. Los cuatro rehenes, junto con otros cautivos, fueron ejecutados en la Guaira el 8 de febrero de 1.814, por el Coronel Juan Bautista Arismendi, quien era el Gobernador militar Interino de Caracas.

Por: Julio González Chacín

Fuente: Tiempos Coloniales de Altagracia de Orituco
Autor: Carlos A. López Garcés

No hay comentarios: